Páginas vistas en total

miércoles, 22 de febrero de 2012

Carnaval de palabras

Hoy es miércoles de ceniza, finaliza el carnaval con permiso del domingo de piñata y no quería dejar pasar estas fechas para recordar algunas letras de murgas que me cantaba mi abuela Belén Rosa Cuevas. Estas canciones de carnaval, que ella recordaba después de casi setenta y cinco años, las fui recopilando e incluso grabando en viejas cintas de casette. Decir que estas letrillas de carnaval son de finales de los años 20 y principios de los treinta, cuando mi abuela era adolescente. En aquellos años las murgas y estudiantinas locales y de toda la comarca que venían a Palma a cantar, daban un colorido y una vida a unos tiempos que aún rezumaban alegría y esperanza a pesar de las  necesidades. Tras la guerra civil y con la llegada del franquismo, esta fiesta pasó a estar proscrita al no estar en sintonía con la pretendida moral católica que procuraba cuidar el régimen. A pesar de todo, en Palma del Río continuaron apareciendo en los carnavales máscaras y personas disfrazadas con la complicidad de todo el pueblo. 

Volviendo al carnaval de los años treinta recordaba mi abuela una murga disfrazada de viejas que cantaban esta letra:

" Estas cuatro viejas
que estamos presentes
hartitas de sopas
por no tener dientes
y con nuestra directora
que cuenta con noventa y dos
que se baila siete tangos
en el puño del bastón."

Otra murga que ella recordaba, tenía fama de ser una de las más famosas y se hacían llamar la de "Los gatos" que afilaban sus letras con críticas sociales :

"Pueblo de Palma del Río
Te van a pontificar
Te van a poner la entrada
A estilo de capital.

Tienes tu plaza de abastos
Las escuelas en condición
Te pondrán alumbrado
Camino de la estación.

Tienes las aguas proyectadas
Que muy pronto vendrán
Y serán muy saludables
 para la vecindad.

Dos puentes de primera
hermosas huertas a tu alrededor
un jardín de recreo
y un paseo de admiración."

Anoté algunas letras más, pero eran más difusas y mi abuela ya no las podía poner en pié como ella decía. Quiero terminar con esta letrilla a modo de estrofa, de la misma murga de "Los Gatos".

"Aunque el río llegue a Palma,
y se ahogen todos los palmeños,
en no ahogándote tú,
que se ahoge el mundo el entero."

Foto murga de carnaval 1919 Palma del Río. Foto Saxoferreo

viernes, 10 de febrero de 2012

Un viaje hasta hace 4.500 años acaba de comenzar...


"La Verduga. Un poblado de la Edad del Cobre en el valle del Guadalquivir". Este es el título de la exposición que desde ayer se puede visitar en el Museo Municipal de Palma del Río, situado en el antiguo convento de Santa Clara. Con esa nueva entrada no puedo ocultar que no soy imparcial y con este lugar y esta exposición me unen muchas cosas. Un verano del año 2004 tras unas decepcionantes  oposiciones a secundaria que pude aprobar, me encaminé al probable futuro laboral que tendría que no podía ser otro que trabajar en el campo. De hecho cuando ya tenía apalabradas un par de semanas fumigando naranjos, recibí una llamada que cambió el curso del verano. Desde el Museo Municipal los dos arqueólogos encargados de esta excavación, Reyes Lopera y Rafael Nieto me ofrecieron trabajar en la excavación de La Verduga que comenzaría en una semana. Recuerdo que dije sí inmediatamente, quería excavar, me llamaba la atención desde niño y no podía perder la ocasión. Así comenzó mi relación con este lugar, donde pasamos desde el calor mas extremo del verano sin ninguna sombra, hasta menos cero grados en pleno invierno. Allí trabajamos durante siete meses en una experiencia inolvidable. Conocer el pasado enterrado, desvelar formas de vida y pruebas de una existencia tan remota y olvidada durante milenios es difícil de explicar. Podría extenderme en sensaciones, vivencias y en los buenos momentos que pasamos en aquella loma, con una de las mejores vistas del valle Guadalquivir, pero trascienden las fronteras este blog. Si además de trabajar en aquel, lugar he tenido la oportunidad de participar en el proyecto de crear esta muestra entenderéis porqué no puedo ser objetivo. Sólo algo muy importante me faltaba para cerrar el círculo de este artículo, esta exposición está dedicada a la memoria de Rafael Nieto, amigo, historiador, arqueólogo que nos dejó hace dos años. Ningún homenaje mejor que esta exposición para recordarlo...