Páginas vistas en total

martes, 14 de mayo de 2013

La feria de mayo en la prensa histórica


En los últimos años y gracias a la digitalización de varias hemerotecas históricas, hemos tenido acceso a noticias relacionadas con Palma del Río de distinta índole. El servicio de prensa histórica del Ministerio de Cultura, nos proporciona algunas menciones sobre la feria de mayo en las primeras décadas del siglo XX. De estas crónicas, podemos obtener información sobre este acontecimiento que alteraba el ritmo normal de este pueblo. Aunque es cierto que la feria de mayo era de menos entidad que la de agosto, ya se producen las primeras referencias en periódicos provinciales de comienzos del siglo pasado. La fecha de la feria en estas primeras décadas, siempre se situaba los días 20, 21 y 22 de mayo sin que tuviera que coincidir, como en la actualidad, con el fin de semana. La primera de estas breves reseñas, está fechada el 18 de mayo de 1908 y nos avanza que según costumbre, la feria de ganados se desarrollará los días 20, 21 y 22 de mayo. Más allá de la propia vertiente económica y de negocios, el aspecto lúdico de la feria tiene una importancia creciente. En la nota de prensa nos señalan los festejos que se desarrollarán que son “diana por la banda municipal, grandes iluminaciones eléctricas, circos ecuestres en la plaza de toros, funciones de teatro y cinematógrafo público en el paseo del llano”. También se anuncia que no se cobra impuesto para las instalaciones que se hagan en la feria. Como acontecimiento previo a la feria, el corresponsal indica que la compañía cómica que dirige el famoso actor Espantaleón, llevó número público al coliseo del señor Jerez. Un año después, el mismo corresponsal publica otra breve nota de similar contenido, recalcando las inmejorables condiciones de las ganaderías. La diferencia es que la fiesta venía precedida por el triste hallazgo en vísperas de feria, de una joven palmeña ahogada en el Río Genil. Un breve, publicado en julio de 1913 en el diario de Córdoba también nos muestra que en la feria se producían hurtos de ganado, como el caso de ese año en el que desaparecieron dos burros.


De la década de los veinte del siglo pasado, podemos leer un texto publicado en prensa el dos y tres de junio de 1925. En esta crónica poética Rafael Ruiz Núñez, escribe sobre los días anteriores a este acontecimiento tan esperado por el pueblo. La cercana feria le sirve al autor para describirnos el antiguo paseo. Rafael nos dice que el paseo estaba compuesto en estos años por seis filas de árboles entre los que predominan el naranjo y el álamo negro. También nos señala, que estaba iluminado mediante lámparas eléctricas de poca potencia que pendían sustentadas en cuatro columnas de hierro. Los jardines también son descritos como “merecedores de una crónica propia y más allá queda la llanura dedicada a la exposición de los ganados en los días de la feria, quedando al fondo el convento de San Francisco”. Tampoco podían faltar elementos tan importantes para el autor, como la fábrica de harinas y electricidad con sus tres “monumentales norias costeras de puro estilo árabe “. Además de las “típicas ventas de la Bombilla y la Aurora “y el puente de madera sobre el “poético Genil “.


Las escasas referencias a esta feria vuelven a aparecer en los años treinta, en los que el gobernador anuncia en el diario Córdoba del 17 de mayo de 1934, que acudirá a Palma del Río a la entrega de los premios del concurso de ganados celebrado en la feria de esta villa. El seis de abril del año siguiente, en el mismo diario se anuncia la celebración de la feria los días 20,21 y 22 de mayo donde se le suministrarán a los asistentes pastos y abrevaderos siendo encargado de la comisión de festejos don José Hidalgo. Finalmente del año del comienzo de la guerra civil, conservamos este anuncio de feria que reproducimos y que se publicita como la mejor feria de toda la provincia.