Páginas vistas en total

viernes, 19 de agosto de 2016

Topografía de la galería de agua del Retortillo

Hace cuatro años escribí una entrada en este blog sobre la galería ( posible mina ) de agua del Retortillo. La construcción de ese túnel y la finalidad de esta importante obra, que hoy aparece aislada, me ha tenido en la incógnita desde entonces. En una ocasión pude entrar unos metros para observar este conducto por el que cuando llueve aún baja agua hacia el Retortillo. A pesar de haber entrado unos metros observé como el túnel se estrechaba, y fui consciente de que para completar el recorrido en su totalidad necesitaría la ayuda de espeleológos. Por esta razón contacté con Abén  del grupo espeleológico G-40 y le comenté la posibilidad de realizar la visita al túnel. Abén es un entusiasta de las cuevas, abrigos y otras oquedades ( tanto naturales como realizadas por la mano humana)  y desde el principio se mostró interesado. Además desarrolla en los últimos años un importante trabajo de investigación, catalogación y divulgación de este tipo de patrimonio natural y humano en la provincia de Córdoba junto a todo el G-40. 







Por todo lo anterior quedamos el pasado día 12 de agosto para visitar y documentar esta perforación en galería realizada por la mano del hombre sin ninguna finalidad aparente. El trabajo de topografía realizado por Abén y por Gloria ( arqueóloga del G-40 ) ha sido magnífico. A pesar de la dificultad de completar el recorrido de la galería y del calor de aquella tarde, pudieron medir y topografiar todo el túnel. Como expertos en cuevas y oquedades estaba esperando su opinión sobre esta galería. Al terminar la exploración, como en tantas ocasiones cuando se investiga algo, todos teníamos más dudas que certezas. La pregunta de la finalidad de tanto trabajo para algo aislado y tan cercano al agua nos deja como casi al principio. Quizás la única explicación que encontramos es que esta oquedad artificial es el único resto de una antigua construcción ubicada en la superficie y que servía para drenar agua en dirección al Retortillo, a través del afloramiento de piedra. 




Como se puede observar en el documento de topografía la galería tiene 21 metros de longitud, con orientación este - oeste y está totalmente excavada en la roca. La altura en el interior oscila entre el metro  en la entrada oeste y los 50 centímetros de la entrada este. A causa de la colmatación de piedras la galería se va cerrando durante su desarrollo interior. También aparecen algunas hondonadas y derrumbes en el suelo. 



Uno de los elementos más curiosos de este túnel son las pequeñas hendiduras en la piedra realizadas para sostener algún elemento de iluminación ( velas ). De este tipo de huecos se pudieron contar unos cuatro. En las fotografías podemos también observar con detalle las marcas de cincel con el que fue trabajada la piedra. 




Descartada la posibilidad de sondeo minero o pequeña mina para extraer metal. La única explicación que por ahora podemos acertar a dar es la que relaciona este considerable trabajo sobre la piedra, con una edificación superior hoy desaparecida que necesitaba de este drenaje para evacuar agua. La cronología es otra incógnita, cerca en la otra orilla del Retortillo he podido documentar los restos de un molino y también en los alrededores se encuentra el puente romano que cruzaba este río.  Aunque la incógnita sobre este lugar persiste, el trabajo de Abén y Gloria ha servido para documentar y topografiar este elemento histórico oculto desde hace tiempo en la ribera del Retortillo.