Páginas vistas en total

jueves, 7 de mayo de 2015

Una historia huérfana. Homenaje a Pepe López


Escribir palabras en momentos como estos es difícil,  aveces algunos acontecimientos nos desbordan y hay pérdidas que nos dejan sin aliento. Hoy hace una semana que estuvimos hablando por última vez. En nuestras habituales conversaciones sobre historia, le pedí que estuviera en la presentación de mi libro en Peñaflor. Me hubiera gustado que ese día Jose Francisco López Muñoz me hubiera acompañado en la mesa( iba a ser este próximo sábado 9 de mayo) y como siempre, como hacía con todo el mundo, me dijo que contara con él sin dudarlo. Pepe conocía como pocos el pasado del valle medio del Guadalquivir desde la Prehistoria, hasta el periodo Romano ( donde siempre había defendido la importancia social, cultural y económica que para Peñaflor tenía la recuperación del yacimiento de Celti). Además de sus múltiples artículos e investigaciones históricas sobre Peñaflor, deja dos libros inéditos que deben ser publicados.El primero de estos libros profundiza sobre los castillos de Peñaflor ( su conjunto fortificado, castillo del Toledillo y el de Almenara). El segundo libro es un impresionante trabajo de recopilación documental e histórica de la villa de Peñaflor, que presentó el año pasado en las Jornadas de Patrimonio expuso y donde se le notaba feliz por comunicar este trabajo a su pueblo. En una entrada anterior hablé de la vocación del historiador y a Pepe esa vivencia del pasado le llenaba la vida. Siempre defendía la utilidad social de la historia, la importancia de la memoria en nuestro tiempo y la necesidad de implicar a los jóvenes en estos procesos de conocimiento.

Algunas de esas investigaciones que estabamos empezando a cimentar, las habíamos pensado desde una perspectiva comarcal. Estabamos de acuerdo que había que superar el ámbito local para enlazar con la historia de los pueblos vecinos del valle del Guadalquivir ( Hornachuelos, Palma, Posadas, Peñaflor, La Puebla de los Infantes, Lora, etc...).La división en dos provincias, no podía obviar las afinidades en el pasado y habíamos hablado de hacer un estudio conjunto de patrimonio hidráulico y más adelante de la evolución histórica del valle. 

Ayer se nos marchó el gran pulmón, el corazón y el cerebro de muchos de estos proyectos, pero no podemos, quizás no debemos olvidar estos planes que entre varios investigadores habíamos comenzado a trazar. La mejor forma de recordarlo es seguir trabajando en estos temas y nadie mejor que Pepe y sus palabras para resumir este afán: " Cuando falte, quiero suplir el pesar de la ausencia en los corazones de las personas queridas, con importantes trabajos de investigación patrimonial e histórica; en ello ando, para transmitir a las nuevas generaciones el gusto por el conocimiento y la investigación... para que cada vez seamos mas grandes y más personas... quien conoce su pasado tiene en sus manos poder cambiar a positivo parte del futuro..."