Páginas vistas en total

jueves, 1 de marzo de 2012

La huella de la Inquisición

" Exurge domine, et judica causam tuam",  (en castellano " Álzate señor, a defender tu causa") es el lema que podemos observar en las dos puertas interiores de acceso a la iglesia de la Asunción de Palma del Río. Ésta máxima presidía una de las instituciones más analizadas a lo largo de la historia, la inquisición española. No me voy a extender en recorrer la vida y obra de este instrumento de poder eclesiástico y social, porque ésta entrada sólo pretende señalar las huellas de esta institución en uno de nuestros monumentos más importantes.

Puertas de la iglesia de la Asunción

En las dos puertas, podemos observar como se desarrolla el lema de la inquisición y en ambas una imagen de temática inquisitorial. En la primera tenemos el escudo de la inquisición que consiste en una cruz central, acompañada de una espada y una rama de olivo. En la otra tenemos una figura femenina que puede ser una representación de la justicia.



Grabado con el escudo del Santo Oficio

La finalidad de esta decoración con el motivo inquisitorial puede ser múltiple, pero puede estar relacionada con el comisario del Santo oficio D. Alonso Gamero Duque y Peñaranda cuya lápida con su sepultura se encuentra debajo del altar mayor de esta iglesia. La relación de éste cargo inquisitorial conectado con el clero ( en la foto de su lápida parece intuirse un escudo de la orden inquisitorial por excelencia, los dominicos ), con la nueva iglesia de la Asunción que se construyó a lo largo de la primera mitad del siglo XVIII, debía ser muy importante. A pesar de tener este cargo inquisitorial en la ciudad de Córdoba, con ese apellido no podemos olvidar su origen palmeño. El apellido Gamero Duque, comienza a ser importante dentro de la oligarquía local en los siglos XVII y XVIII. Una de las estrategias de ascenso social para estos linajes locales, era entrar en el organigrama de la inquisición como familiares del santo oficio (los ojos y oídos de la Inquisición, encargados de vigilar y delatar ante éste tribunal). Aunque el tema podría dar para un interesante proyecto de investigación, estos apellidos corriendo el tiempo influyeron en la conformación de las élites terratenientes del siglo XIX, que se beneficiaron del proceso desamortizador de bienes eclesiásticos y civiles.


La transcripción de la lápida de este comisario del Santo Oficio es esta:

D                     O                    M
HIC IACET IN FOSA
CORPUS D FONSICEOSA
ESTE SEPULCRO, ES D D.
ALONSO GAMERO, DVQUE,
Y PEÑARANDA, COMISARIO
DEL SANTO OFICIO,D LA
INQVISIZION,D LA CIVDAD
D CORDOVA Y PARA SUS
HEREDEROS
AÑOS D 1721





No hay comentarios:

Publicar un comentario